4/4/2012

¿TE PUEDO HACER UN RETRATO? (VIII)

LUISITO

Estoy tomando unas cervezas con unos amigos en una terraza y le veo pasar. Un hombre mayor con un baby de colegio y con una bolsa apoyada en su hombro. Tiene unos andares peculiares, como de niño.
Me llamó la atención, así que me levanto y le sigo. Voy detrás de él  haciendo algunas fotos.


Cruza la plaza y se para en uno de los callejones. Espero al comienzo del callejón mirando hacia otra parte.

-¡Oye!, ¡Oye!, ¡Sí, a ti!

Pienso: "Ya tengo lío". Pero al girarme está sonriendo y con los brazos en jarras, como si estuviera posando.

- ¿Puedes hacerme una foto de frente? Venga, hazme una foto de frente, pero espera, que me quito ésto para que se vea la camiseta del barça.

- ¿Te parece que hagamos dos? Una así y otra con la camiseta del barça?- le digo.

-¡Vale!

-¿Cómo te llamas? Yo Mingo.

-Yo Luisito. 

Clic...clic...

Luisito había estado escuchando el clic tras él. Ésta vez el retrato me lo pidió él a mi, una persona desconocida me pidió que le hiciera un retrato.
Por lo que se ve Luisito es un personaje conocido y querido de la zona. Se dice que los niños y los locos dicen la verdad, y con ello entiendo que también preguntan y piden sin pudor. Luisito no me pareció un loco. Ese día me crucé con alguien inocente y sin maldad como un niño. 

8 comentarios:

Johnny Sánchez dijo...

Lo conozco, hace ya varios años que lo veia por la calle Avinyó, todo un personaje.Saludos

Domingo Venero Barberán dijo...

Sí, justo ahí nos encontramos, estuve sólo un rato hablando con él, pero me pude imaginar que es un personaje querido. Salud!

Iguazel dijo...

Otras veces lleva un montón de juguetitos, los extiende por la acera sin dejar pasar a nadie, y él a su lado con las piernas estiradas... es fantástico!

Miguel Angel León dijo...

Me gusta mucho tu blog, sobre todo estas entradas.

Ya espero la siguiente entrada.

Roland dijo...

Muy guapas las capturas y la historia que va cogida de la mano...genial...!!!

Un saludo.

Domingo Venero Barberán dijo...

Iguazel, entonces por lo que dices no me equivocaba, realmente es un niño atrapado en un cuerpo de adulto. Eso es lo que vi cuando pasó por la terraza en la que estábamos tomando unas cañas.

Gracias, Miguel Ángel, ya llevaba varios meses sin hacer entradas y ahora espero no hacer otro parón tan largo. En estos días colgaré las fotos de la semana en la que me quedé estancado.

Ronald, celebro que te gusten estos pequeños retales de los momentos en los que me encuentro con algunas personas por la calle.

Salud!

La Caverna de la Luz dijo...

GENIAL MINGO. Aunque eso de que los niños no son crueles... cuidado con eso. No son más que el embrión de lo que llegarán a ser, lu cual significa que el código genetico ya viene de serie, lo que cambia es la manera en que desarrollan esas potencialidades, que depende más de los estímulos externos. Y los tuyos fueron los adecuados... Cartilla, lección 1: yo y el mundo... (perdona la impertinenia de maestro frustrado)

Mingo dijo...

Creo que los niños son puros. Antes de aprender de los mayores dicen lo que piensan sin maldad. Aunque las verdades muchas veces puedan doler, este dolor es generado por esas influencias externas de las que hablas. Por ejemplo, cuando un niño dice gordo a otro, no está diciendo nada que no sea verdad, pero ese niño se verá ofendido porque nosotros decimos que estar gordo es motivo de burla o de rechazo... Bueno, este es un ejemplo muy básico peo creo que se entiende lo que quiero decir.

Un abrazo!!!