30/9/2011

¿TE PUEDO HACER UN RETRATO? (II)

PILAR

Pilar es una de las personas con las que más me he reído en el corto espacio de tiempo que se suele compartir al retratar a una persona en la calle. Esta vez, Elena, David y yo, compartimos un rato con Pilar algo más largo de lo habitual, quizá porque el encuentro se produjo en un bar. 

Estaba mirando a la nada, sentada, tomando un refresco, con su perro recostado a sus pies. Debía rondar los 75 años. Empezó a contar anécdotas de su vida, a cada cual más graciosa. 

Entre ellas su marcha de Barcelona a Santander en Vespa entre un montón de hombres y las puntillas que lanzaba sobre su hermana mientras contaba la historia. Diciendo que su hermana era más guapa , pero tonta, y además solterona, y que ella era fea pero alegre y graciosa y eso la sirvió para encontrar un marido. 

De Pilar también escuché el origen de la expresión ¡Salud y força al canut! Hace ya tiempo se solían guardar las monedas en trozos de cañas, canutos, así que se resume en ¡Salud y dinero! 

Pero mi anécdota  favorita es la que contó con tanta gracia cuando discutió con una compañera de trabajo y ésta le preguntó: 
-"Pilar, ¿estás enfadada?" 
a lo que respondió: 
-"Noooo, noooo,...¿enfadada yo?... Cuando me enfade no lo preguntarás, ¡¡lo notarás!!"

Frase brillante que en ocasiones repito.

Pilar tiene algo tan atractivo que, en medio de sus historias, no me pude resistir: 
-“¿Te puedo hacer un retrato?" 
-“¡Pero si soy muy fea!” 

Le hice unos cuantos. 

A las semanas volví al bar y ahí estaba Pilar, en el mismo sitio, con la misma mirada. Le regalé uno de los retratos que le hice y me emocionó cómo decía, más emocionada que yo, que era el mejor retrato que le habían hecho en su vida. 

Gracias Pilar. 




Este es el retrato que le regalé...



...y así como nos despedimos...


3 comentarios:

David Salcedo dijo...

Mingo me acuerdo perfectamente de aquel a la salida de clase día y como no de Pilar, que desde luego es una persona con un brillo especial. Ese día tan bien empecé aprender de ti, gracias.
PD: Soy un chantajista con el morro fino.

La Caverna de la Luz dijo...

Jorder Mingo, lo bordas.

Domingo Venero Barberán dijo...

Bueno, bueno... mi ego va a estallar... alguna crítica constructiva por favor.

En la calle se aprende mucho de las personas. A veces tenemos reparo en hablar con desconocidos pero cuando se hace de forma natural las personas nos abrimos y ahí es cuando se tocan temas, preocupaciones, pensamientos que de otra forma no solemos dejar salir. Es curioso cómo la gente habla con desconocidos de cosas que no habla en su casa o con amigos.